Editorial/ Rabietas Personales con el Oscar

En todas las casas de apuestas, en la prensa especializada y en toda la web se hablan de "Slumdog Millionaire" como segura ganadora de los Oscars. Ayer incluso se filtró un bulo con la lista oficial de ganadores, bastante coherente por cierto, que tampoco se atrevía a contradecir a freaks de la institución y a la interminable lista de premios que han convertido a la película de Danny Boyle en la mas laureada de la historia en su "road to the Oscars". El último premio, sus 7 BAFTA de la Academia Británica. En este punto, y dando por seguro su triunfo en la madrugada del próximo domingo, me animo durante unas líneas a despotricar contra "Slumdog Millionaire". Lo hago, claro, desde la admiración y la emoción que me ha provocado la última barbaridad de David Fincher,"El Curioso Caso de Benjamin Button".
Aquellos que la han tachado de fría, de una técnica impecable pero carente de sentimientos evidentemente dejaron ese día el ingenio en el congelador. Es precisamente su perfeccionismo lo que la hace apasionada. Es su obsesiva relación por el detalle, por el gesto técnico, por la marca en el maquillaje, por la costura exacta de su vestuario lo que convierte a la obra de David Fincher en una experiencia excepcional. Su fracaso anunciado el próximo 22 de febrero certifica el carácter transaccional de la entrega de premios; apretón de manos entre Bollywood y Hollywood, escudado en la presunta innovación y la reveladora frescura de la cinta de Danny Boyle. Y digo presunta porque "Slumdog Millionaire" no ha inventado la pólvora. Cualquiera de las otras cuatro nominadas, "Mi nombre es Harvey Milk" de Gus Van Sant, "Frost Contra Nixon" de Ron Howard, "The Reader" de Stephen Daldry y la película de Fincher merecen la estatuilla por encima de Boyle. Pero hace tiempo que el Oscar a la Mejor Película no lo gana la mejor película. Esto es un blog, no es un artículo periodístico y por eso me permito la licencia. El Oscar a "Crash" de Paul Haggis no impidió que "Brokeback Mountain" fuera la mejor película de ese año. La Academia decidió resarcir su injustificable olvido con Martin Scorsese dándole 4 Oscars a "Infiltrados", uno de sus trabajos mas mediocres. Evidentemente, "No es País para viejos" no era la mejor película del año pasado, sobre todo si nos acordamos de "Pozos de Ambición" de Paul Thomas Anderson. Pero en fin, son los Oscars y lo de menos, claro está, son los premios. Lo de mas es el vértigo previo. Las equis marcando a tus ganadores (El curioso Caso de Benjamin Button, David Fincher, Sean Penn, Kate Winslet). El amanecer después de una noche de insomnio. Mañana, quiniela y por qués de los nominados.

Popular Posts