Crítica de 'Fe de Etarras'. Comedia española a manos de Netflix

La comedia española ha llegado a Netflix la plataforma VOD más reconocida del mundo cinéfilo y seriefilo, que aterrizo en nuestras fronteras hace ya dos años con un catálogo extenso de films internacionales, materiales propios y alguna que otra joyita patria como Stockholm o La gran familia española.

Años después la plataforma americana ha empezado a apostar por producciones propias en nuestras fronteras en forma de series como ‘Las chicas del cable’ y films como ‘7 años’. Pero el plato fuerte sin duda lo acaba de ofrecer en forma de comedia con ‘Fe de Etarras’, un film dirigido por el afiliado a la comedia, Borja Cobeaga que junto a un guion de Diego San José se han marcado una desternillante comedia en forma de clichés, que a diferencia de 8 apellidos vascos, esta vez sí resulta gracioso y por momentos hasta inteligentes.

Un etarra Riojano, otro Manchego, una etarra de pura cepa y otro simplemente enamorado de esta etarra. Así tripulan este viaje cuatro personajes escritos por Cobeaga y San José metidos en la piel de tres actores de comedia interpretados por Javier Cámara, Julián López, Miren Ibarguren y Gorka Otxoa.

El film nos cuenta como tras una huida cobarde del personaje de Cámara, este años después recluta a tres etarras para organizar el último gran comando de eta durante el transcurso del mundial de Sudáfrica del año 2010. Justo cuando la selección española gano el mundial. Cuanto menos suena interesante esta premisa, pero más lo son las fechorías de esto cuatro etarras con fines totalmente diferentes. Cada personaje nos sitúa en una disquisición distinta que hace fácilmente conectar con ellos. Pero sobre todo lo que más acompaña a esta película, es la premisa del sentimiento, que además muy bien viene en estos tiempos de hoy entre lo sucedido políticamente entre Cataluña y el gobierno de España.

Fe de Etarra nos enseña que el sentimiento político de cada persona no debe aferrarnos demasiado a otros sentimientos distintos, al igual de que nosotros nos creamos nuestro propio mundo, y no el mundo creado por nuestros antecesores. Todo ello en una vis cómica muy interesante atraída por unos diálogos estupendos y un Borja Cobeaga que se adentra en lo que puede haber sido su mejor película hasta la fecha. Al menos a lo que pack guion / realización se refiere. 

Calificación: 7/10

Popular Posts